Lo perdió sólo.

Lejos de brillar, River ganaba con lo justo y sumaba tres puntos importantes, pero nuevamente se dejó estar y Newell's lo dio vuelta, para cerrar así el año en el Monumental.

En un primer tiempo muy trabado, con dos equipos que salieron a presionar bien arriba, River comenzó a avisar con remates de Gonzalo Martínez e Ignacio Fernández, que probaron de media distancia. Sin suerte, sí, pero para arrinconar al rival.

Recién a falta de 10 minutos se encendieron los dos equipos. Primero lo tuvo Scocco para River con un remate en el área chica que tapó Pocrnjic. El rebote, también en esa zona, le quedó a Borré, pero el arquero rival volvió a ahogar el grito.

En el contragolpe, River marcó pésimo y Brian Sarmiento quedó mano a mano con Bologna. El 10 de Newell's la quiso picar, pero el arquero, a puro reflejo, le adivinó la intención y mantuvo el empate.

Antes del descanso, y dejando en evidencia nuevamente las falencias defensivas de River, Sarmiento volvió a quedar mano a mano. Esta vez definió rápido, pero desviado, y el Millonario pudo irse al descanso con el 0 a 0.

En el segundo tiempo, River repitió la fórmula: cabezazo espectacular de Scocco -tras una gran jugada de Saracchi- que fue despejada al lado del palo por Pocrnjic. Rebote para Borré y nuevamente el uno rival le impidió ponerse en ventaja a La Banda.

Se complicaba la historia, pero se inspiraron los creativos y River abrió el partido. Tocaron De La Cruz, Scocco y Borré para dejar mano a mano al Pity Martínez, que definió al primer palo y provocó la explosión del Monumental.

Pero La Banda no supo manejar la ventaja y Newell's madrugó a la defensa en un lateral. Mientras los jugadores se quejaban por la amarilla a Maidana, llegó un centro, nadie marcó a Leal y Bologna tuvo que ir a buscarla al fondo del arco.

Encima, como si fuera poco, otra falla alarmante de Maidana dejó a Leal mano a mano. Tras esquivar a Bologna, Montiel debió hacerle falta y Sarmiento, de penal, puso el 2 a 1. El segundo gol destruyó a River, que quedó con línea de tres defensores y lo pagó caro: el 3 a 1 llegó al instante.

Los últimos minutos se consumieron con una preocupante versión del River de Gallardo, que deberá encontrarle la vuelta en los próximos días para ganar el único título que queda en juego en 2017.