River empezó con el pie derecho.

River tuvo ratos de buen fútbol dentro de un partido irregular y venció a Temperley como visitante para iniciar de la mejor manera el camino en la Superliga.

La primera media hora se consumió entre pases errados, errores defensivos y nulas participaciones de los arqueros, en un comienzo que dejó mucho que desear por parte de los dos equipos.

Pero a los treinta y un minutos apareció Ignacio Scocco para madrugar a todos. Ponzio tocó con el Pity, que se iluminó y asistió a Nacho. El delantero se acomodó, sacó un derechazo raso y la puso al lado del palo.

Sin embargo, el local reaccionó instantáneamente y obligó a Germán Lux a realizar la mejor atajada desde que regresó al club, en una volada fantástica que despejó al corner para permitir que el primer tiempo terminara 1 a 0.

Para el complemento ingresaron Enzo Pérez y Ariel Rojas, quienes le dieron claridad y precisión al Millonario. De hecho, La Banda tuvo cuatro situaciones clarísimas para ampliar la ventaja, pero una vez más le faltó fineza en la definición.

Temperley sólo pudo acercarse mediante centros que llevaron cierto peligro al arco de Germán Lux. ¿La más clara? Un remate con el arco vacío que salió por encima del travesaño, luego anulado porque la pelota había salido anteriormente.

Borré dio un tiro en el palo, Alario erró dos mano a mano y River sufrió hasta el final. Pero el Más Grande obtuvo un triunfo fundamental para arrancar con el pie derecho el sueño de volver a consagrarse a nivel local. 

Fuente: LPM.